El ejercicio estable, que dura mucho, ¡ no es saludable !!


Ya hace tiempo que la ciencia estudia la relación entre ejercicio y riesgo cardiovascular. Fueron, probablemente los años 90 los más prolíficos en estos estudios. Como conclusión a todo aquél esfuerzo es que precisamente no se podía afirmar con certeza los riesgos ciertos de la actividad física prolongada.

Los estudios, prácticamente todos ellos, daban por cierto que en pruebas físicas prolongadas, se producían respuestas de daño cardíaco. Distintos daños:

1.- Daño miocardico. Es decir fenómenos de alteración de la musculatura cardíaca

2.- Daños en la función diastólica y sistólica. Es decir en la función cardíaca.

En la mayor parte de estos estudios se constataba que estos cambios no eran crónicos y que la recuperación a valores de normalidad no tardaba más de una semana…pero es que en todos estos papers publicados los sujetos a estudio eran atletas.

Y eso que tiene que ver?

Pues verás. En los cambios adaptativos que se producen en el corazón de una atleta están resumidos dos fenómenos que dan la idea del beneficio global, que la actividad física, tradicionalmente, nos aporta, desde la perspectiva cardiovascular.

El corazón de un sujeto entrenado tiene una mejor INOTROPIA y una mejor CRONOTROPIA. Esto, en otras palabras, quiere decir que se contrae con más eficacia y que conduce el estimulo eléctrico de la contracción con mejor eficacia también. En términos prácticos un corazón entrenado tiene un mayor gasto cardíaco para un ejercicio máximo y una mayor frecuencia para ese mismo ejercicio. Tiene también una respuesta más económica frente a un ejercicio submáximo porque su mejor contractilidad le permite un mayor volumen sistólico por cada latido, con lo cual para una tarea submáxima dada, no tiene que aumentar en demasía la frecuencia cardíaca ya que mantiene el gasto con un mayor volumen sistólico.

Te recuerdo que el gasto cardíaco es toda la sangre que sale del corazón en un minuto y que es el producto del volumen sistólico o sangre que sale de los ventrículos en cada sistole y la frecuencia cardíaca….

….vaya Gus, ya no te leo más, me estás liando con la fisiología…

….pues aguanta un poco que verás como te interesa!!

Recordarás también que tenemos un corazón derecho que bombea sangre a los pulmones y un corazón izquierdo que lo hace al resto del organismo. Ambos ventrículos reciben sangre de sus aurículas, y cuando estas se contraen para “exprimir” al máximo la sangre que tiene que pasar, los ventrículos reciben todo ese volumen estirando sus fibras como si fuera una bolsa elástica que se llena. Este momento crucial es conocido como PRECARGA y es muy importante en este post.

El corazón izquierdo es el que se adapta estupendamente al aumento de la precarga que determina el ejercicio. Recibe este leve estímulo de aumento (no olvides que el ejercicio aumenta ligeramente la precarga, ya que el volumen de sangre circulante es mas o menos el mismo, unos 5 lts). Lo hace estirando sus fibras y dando un generoso impulso con un miocardio cada vez mas fuerte.

Sin embargo el corazón derecho no se adapta igual. Pero en líneas generales y sin patologías previas, el pobre no dice nada. Siempre que el ejercicio NO SEA MUY PROLONGADO.

La función del ventrículo derecho se reduce. Y curiosamente lo hace más mientras más duradero es el ejercicio, no mientras más intenso.

El ejercicio de resistencia de larga duración se realiza, lógicamente, en zonas que conocemos como periumbrales. Esto significa que corremos, pedeleamos, nadamos, etc, en condiciones en las que no solemos estar por encima de nuestro umbral anaeróbico.

El UA es esa zona de transición aerobico anaerobico desde donde toda la intensidad de trabajo, si sigue aumentando, provocará cargas ácidas que llevan a la fatiga y el cese de la actividad.

En sujetos entrenados esta situación coincide con altas cargas de trabajo. Por ejemplo un atleta de élite hará una marathón en intensidades muy altas sin que esto signifique que este por encima de ese umbral y por tanto podrá sostener una carrera de 42 km a un ritmo medio de menos de 3 min/km.

En estas condiciones, el daño cardíaco, tanto de la función como el del propio miocardio está bien documentado. Pero, como hemos dicho antes, es transitorio.

Pero qué pasa si le damos un toque a la marathón y la dejamos por ser una minucia….go further!! Ve a buscar tus límites….y entonces, nos encontramos con esta procesión de atletas aficionados que se apuntan a las ultras, las plus ultras, los triales de montaña, las travesías de menorca a barcelona nadando y….al mas lejos y difícil todavía!

La consecuencia fisiológica es un corazón, con entrenamiento medio, que trabaja en condiciones submáximas durante muchas horas. El ironman entre 10/13 hs, las travesías 5/6 hs, las ultras 15/18 hs….ahora también los dobles ironman…30 hs.

Demos por sentado que ninguna de las otras funciones fisiológicas se alteran, ya sé que es mucho sentar, pero hagamoslo, estamos en la cardiovascular, de manera que estos sujetos no tienen alteraciones iónicas por deshidratación, su funcion renal es buena, etc.

El corazón izquierdo está cumpliendo y mantiene el gasto, soportando estoicamente el discreto aumento de la precarga.

El corazón derecho no. Está sufriendo, lo que para él es un aumento desmesurado de la precarga. Lo es porque DURA EN EL TIEMPO. Y en esas condiciones, el corazón derecho se adapta mal. Muy mal. Lo hace en varios sentidos.

1.- Aumenta la presión  pulmomar. Edema

2.- El daño sobre el miocardio derecho se resuelve con fibrosis.

3.- El ventrículo derecho, en estas condiciones, con el tiempo termina por hipertrofiarse. Esto terminara afectando a la función del ventrículo izquierdo, ya que le desplazará.

4.- Al parecer esta taquicardia submáxima sostenida puede generar arritmias supraventriculares. Es decir las que se producen en las aurículas.

No parece una buena idea esa de creer en la salud a base de hacer el Forest Gamp.

El ejercicio saludable parece estar más relacionado con la intensidad y la brevedad. Entendiendo por esta, pruebas que no superen las 2/3 hs de trabajo sostenido.  Más allá existe una zona no muy clara, pero de muy dudoso beneficio.

La otra es que cada vez más, la gente despierta al deporte y el ejercicio y se lanza a la carretera, las piscinas, el mar o las pistas sin haber evaluado las condiciones de base con las que enfrentan el reto.

NO ES BUENA IDEA. Las pruebas de esfuerzos deben ser una de las premisas fundamentales de todo áquel deportista que se enfrente a una actividad física sostenida y regular…

Y recuerda que existe una cara B de todo el circo publicitario del GO FURTHER. Esa cara es la que tengo delante en las puerta de urgencias que atiendo. No te gustará estar allí.

Sé prudente. La salud está en prepararse adecuadamente, evaluando previamente tus condiciones y disfrutando de actividades que no superen las 3 hs de duración.

Un abrazo

 

Autor: Gustavo Santangelo Magrini

GTE Semergen por Valencia

 

Dejar un Comentario